Aportación de María Basanta al #carnavalsalud de noviembre de 2013: el derecho a bien morir.

Por una muerte digna


Fue una tarde otoñal de Octubre, la primera señal :

Era un buen médico, pediatra, persona, y ante todo, era mi padre.

Fue duro tomarle la tensión, y ver que algo iba mal.

Fue duro auscultarle, y oir que no ventilaba.

Fue duro llevarle a la urgencia, mientras él decía, “esto no es nada, en un rato estoy aquí para disfrutar de un vinico con un poco de jamón”.

Fue duro cuándo en la misma urgencia él pidió las Rx, pues se le informó que tenía que ser ingresado para estudio. ( y tuve que responderle con lo primero que se me ocurrió: ¨la informática se ha venido abajo¨)´( Los adjuntos no enseñan Rx a sus pacientes.)

Paco tenía 83 años, estaba en plena facultad de decidir y elegir. No le faltaba el sentido común, y pese a las adversidades de la vida, nunca le faltó el sentido del humor.

Con un T.A.C. de tórax fue suficiente.

Fue duro cuándo me miró a los ojos, y me dijo :”tú ya lo sabes¨

Fue duro cuando una amiga y compañera fue a verle y le dijo : Paco, ayúdame a pasar la consulta de Pediatría,( en broma) y él respondió, ¨¨Ayúdame tú a vivir…

Puedo decir, que tras cuatro días de hospital, tratado e informado con la máxima exquisitez,( de pruebas y posibles tratamientos, aunque sin hacer mucho hincapié en ello) y tras dos meses, Paco, falleció dignamente; con seguimiento por paliativos, y acompañado por toda su familia (incluido sus nietos), en su casa..

No hicieron falta más pruebas : ni body_tac, ni broncoscopia, ni quimioterapia, y no por falta de información precisamente, ni por la calidad y la sutileza en el trato a Paco.

-¿En éste momento, que es lo que más te preocupa?- : y respondió él :¨la muerte¨

-¿Y quieres decirnos algo?- : “ Ya está todo hecho¨. Ya tengo todo listo¨¨


Desde aquí doy las gracias al Servicio de Neumología del Hospital La Paz, y al Servicio de Paliativos ( a los médicos, enfermeras, psicólogas y personal sanitario, ya lo hizo mi padre por escrito), que ejercieron cómo auténticos profesionales, con humanidad.

Gracias padre!!!